Tus preguntas

...y las que hacemos por ti

Los ejercicios respiratorios se inspiran en las técnicas del yoga Pranayama, pero aquí tienes cuatro razones por las que dormirse con Dodow es algo más que un simple ejercicio de respiración y relajación:

1. Dodow te marca el ritmo para que vayas ralentizando la respiración hasta llegar a la tasa óptima de 6 respiraciones por minuto, para ponerte en estado de reposo y reequilibrar tu sistema nervioso autónomo. La exhalación es el doble de larga que la inspiración. Intentar controlar por ti mismo la respiración te obligaría a pensar y contar, creando ansiedad de ejecución y dificultando considerablemente el quedarte dormido.

2. La capacidad de atención de una persona que no esté acostumbrada a meditar es de unos 30 segundos como máximo, con lo que puedes dejarte llevar muy rápidamente por tus ideas y olvidarte del ejercicio de respiración. Con Dodow, ¡la señal luminosa te lo recuerda continuamente!

3. Sincronizar tu respiración con una luz que marca un ritmo lento y regular tiene un efecto hipnótico (similar al de un péndulo) que te ayuda a relajarte rápidamente.

4. Dodow te permite abstraerte de lo que estás pensando y ralentizar el flujo de ideas, centrando tu atención en algo externo (la señal luminosa) sin que tengas que concentrarte en la respiración: paradójicamente, el énfasis se pone en mantenerte despierto. No dudamos de la eficacia de los ejercicios respiratorios simples, pero confiamos menos en que los usuarios puedan hacerlos sin ayuda ;)

¡Qué no cunda el pánico! La mitad de los usuarios se duermen después del ejercicio.

Dodow permite desbloquear y acelerar el proceso de conciliar el sueño, pero sería descabellado pensar que alguien que tardaba 2 horas en dormirse va a quedarse dormido en 2 minutos. Eso no quiere decir que Dodow no funcione: tardar 15 minutos en dormirse en lugar de 2 horas es un gran avance. Aprender de nuevo a dormirse rápido es un proceso lento, podría ser necesario usar Dodow varios meses para llegar a dormirse en 2 minutos.

Lo mejor es ser PACIENTE (y crear esa intención en tu mente: "voy a tener paciencia"). No podemos enfatizar lo suficiente esta cuestión porque, paradójicamente, tener la voluntad de ser paciente es la mejor manera de dormirse rápido: te quita el estrés de "me tengo que dormir ya", que es la fuente principal del insomnio.

Si esa persona tiene los ojos cerrados, no verá casi nada, y si hace el ejercicio contigo, se dormirá rápidamente.

La señal luminosa de Dodow es demasiado débil como para afectar a la secreción de melatonina. La luz azul de Dodow no retrasará el sueño, al contrario, se ha demostrado que la exposición al color azul reduce el estrés. Por eso hemos elegido esta luz en lugar de la amarilla.

En principio, Dodow se ideó para los problemas de insomnio debidos al estrés, pero nuestras pruebas demuestran que funciona sorprendentemente bien para el jet lag o los horarios de sueño irregulares.

¡Sí! En realidad lo que te impide dormir no son los ruidos (a menos que intentes dormirte al lado de una sierra eléctrica), sino la atención que les prestas y tu reacción ante ellos: te enfadan o te obsesionan.

Este exceso de atención y reactividad estando tumbado están ligados a un desequilibrio del sistema nervioso autónomo: con Dodow, lo regulas y los estímulos exteriores te distraen menos.

Por otra parte, el ejercicio y la luz monopolizan la mayor parte de tu atención, apartándola de esos ruidos. Gradualmente, te centras menos en ellos y llega un momento en que los olvidas. Entonces es cuando puedes quedarte dormido.

Las preocupaciones no solo son un fenómeno psicológico, también tienen un impacto fisiológico, como el que te suden las manos en una situación estresante. Preocuparse puede provocar la hiperactividad del sistema nervioso autónomo, que libera neurotransmisores como la noradrenalina: estas sustancias contribuyen a mantenerte despierto.

Dodow actúa de dos maneras: 1. Respirando muy lentamente (alrededor de 6 rpm) estimulas el barorreflejo, que te ayuda a regular el sistema nervioso autónomo. 2. Centrar tu atención en el ejercicio te permite dejar de lado los pensamientos indeseables.

Sí, aunque al tener una capacidad respiratoria menor, seguramente les haga falta más tiempo (2 o 3 sesiones) para acostumbrarse al ritmo de respiración lenta.

Dodow va particularmente bien para quienes tienen miedo a la oscuridad (como les pasa a muchos niños y personas mayores).

Estar tumbado boca arriba contribuye a la eficacia de Dodow. Así pues, haz el ejercicio hasta el final tumbado boca arriba y luego ponte como quieras, si todavía no te has dormido. Conciliarás muy rápidamente el sueño en tu postura habitual.

Puedes intentar reiniciarlo. Para ello, basta con quitarle las pilas y volvérselas a poner, teniendo cuidado de terminar con la del medio y de no tocar la superficie táctil.

Para que la superficie táctil esté bien calibrada, recomendamos no tocarla mientras se cambian las pilas y esperar (2 segundos) a que aparezca la segunda señal luminosa antes de encender Dodow.

¿No encontraste respuesta a tu preguntas?

Contáctanos